Home    Revolución cultural a través del coworking | La Piscifactoría
En el número 8 de COgrafía charlamos con Gonzalo, gestor del espacio coworking La Piscifactoría situado en Malasaña, Madrid.
(Actualmente este espacio ha cerrado sus puertas).

Estilo del espacio:  Espacio céntrico. Centro de investigación y gestión cultural en el que se imparten y organizan diversos cursos, eventos y actividades vinculadas con la literatura, la música, la fotografía…etc.
Zona:  Malasaña.
Transportes cercanos:  Metro Tribunal.

Conociéndonos con La Piscifactoría:

¿Qué te llevó a apostar por el coworking?
Siempre he apostado por la creación de redes y la horizontalidad como mecanismos de expansión sostenible, y también conozco personalmente el lado oscuro de ser autónomo y pasar largas horas en silencio frente a un ordenador solitario…

Para La Piscifactoría, lo importante no es exactamente la posibilidad de compartir gastos: lo mejor es dar forma a un espacio compartido de creadores con necesidades similares y generar una energía de trabajo común.

Coworking: moda pasajera o concepto asentado.
Creo que la coyuntura económica propiciará la creación de estructuras comunes, no sólo en cuanto al espacio. Cada vez tiene menos sentido permanecer aislado y defender la propiedad de herramientas que son de y para todos.

En mi opinión, el coworking (y otros conceptos como creative commons, copyleft o arte expandido) no supone sólo la respuesta a una necesidad, sino que plantea numerosas y nuevas formas de relacionarse con los demás y con el trabajo, por lo que se irá convirtiendo –si no lo es ya- en un procedimiento más que habitual de colaboración y convivencia.

coworking-piscifactoria-3

Valor añadido de La Piscifactoría.
Intentamos que los perfiles de los coworkers de La Piscifactoría sean complementarios, de forma que se generen grupos de trabajo internos que rentabilicen profesionalmente el hecho de compartir espacio. Conocemos las necesidades actuales de los creativos, y tratamos de colaborar a la creación de un ambiente laboral distendido e inspirador.

¡Nos gusta nuestro trabajo, y eso se nota!

¿Interesa algún perfil profesional más que otro?
Solemos trabajar con diseñadores gráficos, arquitectos, pintores, maquetadores, diseñadores editoriales, start ups, traductores, periodistas, escritores… El espectro es muy amplio. Más que seleccionar o preferir determinados perfiles, tratamos de trenzarlos, de que se complementen entre ellos.

Objetivos a corto y medio plazo.
Seguir trabajando para poder ofrecer más puestos de trabajo y expandir la red de convenios y colaboraciones con otros espacios y colectivos similares.

¿Cómo ha afectado La Piscifactoría en tus proyectos profesionales?
La Piscifactoría nació como un punto de encuentro de creadores, y fue convirtiéndose sucesivamente en célula de gestión cultural, centro formativo, espacio de coworking… Creo que se trata de diferentes metamorfosis que nos llevan de nuevo al punto de partida: generar una arquitectura compartida que favorezca la creación.

La implementación del sistema de coworking es una apuesta que nos permite ser cada vez más y cada vez mejores. Desde hace muchos años trabajo como escritor y como gestor cultural. El hecho de poder compartir ideas y estar en contacto con distintos puntos de vista y experiencias incide favorablemente en ambas tareas.

coworking-piscifactoria-2

Consejo para alguien que comienza con un espacio coworking.
Que atienda las necesidades reales de los coworkers, que trate de facilitar sus tareas y de participar, sin intromisión, en todos los procesos profesionales y personales que favorece este sistema. Que consiga que su espacio sea un lugar donde apetezca trabajar y compartir.

Error de principiante en esto del coworking.
¡Supongo que todos los que cometemos nosotros, que somos realmente principiantes! Por lo demás, no es fácil equivocarse: son los diferentes coworkers los que dan forma a un organismo vivo, que siempre va mutando para ir mejorando su hábitat.

¿Qué echas en falta de panorama profesional?.
Creatividad. Ganas de modificar las estructuras gastadas. Riesgo. Energía positiva. Como diría Ajo, creo que hay demasiado miedo para tan poco peligro. Nuestro deber como creadores es experimentar.

Define La Piscifactoría.
La Piscifactoría es mi segunda casa. Y, a veces, la primera. Hace muchos años imaginé un lugar donde pasaran cosas. Donde cada semana cambiaran las paredes, las ideas, los proyectos.

Empecé con una pequeña oficina, luego formé parte de otros proyectos, y finalmente encontré la sede definitiva de La Piscifactoría en
Malasaña, en un precioso inmueble repleto de balcones que dan a dos de las calles más activas y divertidas de Madrid.

Desde entonces intento sorprenderme, cambiar, probar, jugar y conocer a otras personas con estas mismas intenciones. Entre todos formamos una especie de ejército pacífico.

Tratamos de ejercer nuestra profesión, que amamos y para la que estamos en constante proceso de formación, de una forma ética y responsable. Y todo esto lo hacemos intentando no dejar de sonreír.

Ése es el contenido.

Lo que contiene nuestras ganas y envuelve todo lo que hacemos, eso es para mí La Piscifactoría.

 

::: CONTINÚA LEYENDO LA REVISTA ONLINE :::

Accede a la revista al completo y contenido extra: Material en exclusiva de la entrevista a La Piscifactoría + Consejos para mantener a flote tu espacio coworking: “Ideas para crear tu propio caldo de cultivo”.

Artículos relacionados